San Giorgio desde 1980

historia de la familia.

Nuestra historia comenzó en los años 80, con la historia de Sabato Bruno, quien, en 35 años, ha logrado transformar un pequeño obrador de pastelería en Castel San Giorgio, a las puertas de Salerno, en una gran empresa de croissanterie especializada en el mercado del food service: San Giorgio Dolce & Salato.

Con pasión y dedicación, el pequeño obrador de los orígenes se ha convertido en una empresa de excelencia: la pasión de Sabato, heredada por sus hijos Antonino e Ivan, y las plantas productoras y de conservación de última generación han sido y siguen siendo los fundamentos en la base del continuo crecimiento de la compañía.

Filosofia

El cliente y sus necesidades, en un mercado en continuo cambio, siguen siendo los objetivos primordiales para la familia Bruno, que trabaja con perseverancia para renovar constantemente su catálogo y satisfacer a los clientes San Giorgio. Todo lo demás, es fruto de un servicio de calidad y de una atención al consumidor siempre eficientes.

Nuestras certificaciones

La calidad de los prodcutos San Giorgio está garantizada por los mejores estándares internacionales de seguridad alimentaria, BRC for food safety e IFS, así como por la aplicación rigurosa y metódica de los procedimientos y las instrucciones descritas en el manual de gestión de la calidad, redactado de conformidad con la normativa UNI EN ISO 9001:2008. El sistema de autocontrol H.A.C.C.P. se ha elaborado ad hoc para cada una de las líneas productivas y sigue las disposiciones de la normativa vigente Reg. CE n°852/2004. La trazabilidad de los productos y el reclamo de los mismos en el mercado se garantiza a través de la aplicación de la Reg. CE n°178/2002.

Por qué elegir San Giorgio

Hoy en día San Giorgio ofrece una amplia variedad de surtidos, fruto del trabajo y la investigación de un equipo de 150 personas y de una empresa con 15 líneas de producción, 6.000 estaciones pallet y un parque de automoción que permite garantizar una cobertura capilar en el territorio.

. La industralización de los procesos, sin embargo, no ha influido en la calidad del producto, que conserva un alma artesanal y un sabor genuino: una pequeña obra maestra del sabor que respeta la tradición pero que es capaz de responder a las tendencias del mercado nacional e internacional.

SAN GIORGIO

E LA LEGGENDA DEL MAGO

Tutto nacque di Sabato
in un piccolo laboratorio di pasticceria
a Castel San Giorgio, nel 1980,
quando qualcuno – sicuramente un mago –
scoprì la ricetta della felicità.